El BÉISBOL se juega en un importante número de países, siendo en algunos de ellos su deporte nacional.

Actualmente la Federación Internacional abarca a más de un centenar de países.

En sus programas de competiciones están incluidos torneos regionales y mundiales.

En cuanto al BÉISBOL SALA debemos decir, que es un deporte creado para ser practicado en pequeñas superficies y posee un reglamento fácil de entender.

Por sus características desarrolla en gran medida capacidades deportivas como: la habilidad, la flexibilidad y la rapidez por citar algunos ejemplos. El pensamiento táctico ocupa un lugar de privilegio.

Es bueno destacar que para el análisis de las reglas, se tuvo en cuenta las del BÉISBOL MODERNO, por lo que en la mayoría de los casos hay muchas coincidencias entre ellas.

Han sido de vital importancia las dimensiones de la cancha de balonmano, convirtiéndose así en la más aconsejable, después de haberse analizado además las de baloncesto, tenis de campo y voleibol.

Este deporte no necesita de bate, guante, casco protector, peto protector, máscara y canilleras, por eso se hace muy factible su práctica.

El jugador no necesita de grandes habilidades, ya que la pelota es de goma y tanto el golpeo como su captura, se realizan con las manos.

Los jugadores se visten igual que los de Fútbol Sala, con la excepción de la gorra.

Una de las claves para su éxito, es la dinámica que posee, por lo sucesivas que son las jugadas que en él se realizan.

Pero lo más importante, es que todos tengamos otra opción deportiva, estar concientes de que el deporte es sano y bueno para la salud.